Volun-turistas NO

Con el desarrollo del turismo internacional, vemos como cada vez es más gente la que viaja por todo el mundo. Incluso personas de países como los latinoamericanos, encuentran más facilidades para cruzar las fronteras y conocer otras culturas y latitudes de nuestro planeta, lo que es bastante positivo: quien viaje, abre su mente a otros mundos.

Todo se debe al desarrollo masivo del transporte internacional. El costo de un boleto aéreo es mucho menor que lo que era hace 30 o 50 años atrás, tiempo en el cual viajar al exterior era cosa de ricos o una aventura para quienes querían emigrar hacia otro país.

En la red encontramos centenares de diarios de viajes, recomendaciones sobre cómo viajar a bajo costo e ideas para disfrutar otros países. Viajar es, a fin de cuentas, lo mejor que una persona puede hacer en su vida y, estamos, en el tiempo de los viajes.

Pero no todo es color de rosa ni todo es bueno. Entre las formas de viajar, para poder disfrutar del mundo y gastar lo menos posible, ofrecerse como voluntario es una tendencia buscada por muchos. Hay quien piensa, y recibe recomendaciones de aquellos que lo han logrado con éxito, que ofrecerse como voluntario de lo que sea en cualquier organización, es la idea más brillante para disfrutar de viajes exóticos a países exóticos.

Esta es una idea macabra, egoísta y abusiva y habría que denunciarla. Quienes piensan así, destruyen el concepto más alto y noble del voluntariado, el cual nace de un profundo sentido de servicio, del ideal de contribuir al mundo con algo de lo que tenemos y compartir con otras gentes.

Quien piensa que puede escribir a una organización humanitaria en un país “exótico” y ofrecerse como “voluntario” por unas horas, por un espacio de tiempo muy breve como algunos días para poder “disfrutas” de la vida turística del lugar, es un hampón. Todavía hay organizaciones ingenuas que, ambicionando obtener ayuda de voluntarios o quizá con razones igualmente innobles como ahorrarse unos dólares en personal, aceptan a este tipo de personajes.

Este tipo de “volun-turistas” hay que evitarlos a todo coste, porque ponen en riesgo los objetivos de cualquier organización y los destinatarios de su misión, especialmente si se trata de destinatarios muy vulnerables como niños.

Es fácil identificar cuando llega el caso de un volun-turista a nuestra puerta:

  • Ofrecen hacer cualquier cosa a cambio de una habitación y comida.
  • Ofrecen unas horas del día, de tal manera que tengan tiempo suficiente para pasear y, muy especialmente, horas nocturnas libres.
  • A pesar de que piden habitación y comida por sus servicios poco profesionales, son muy exigentes con lo que hay.
  • Dejan las cosas tiradas al momento en el cual tienen que cambiar de lugar o engañan a la próxima organización con su presunto deseo de ser voluntarios.

Publicado por Albeiro Rodas

Albeiro Rodas (in Cambodia Sky Ly Samnang), is a MA in Digital Communication, independent journalist and a Salesian of Don Bosco from Amalfi, Colombia, based in Cambodia since 1999. He is the creator of the Don Bosco schools of journalism in Sihanoukville and Kep with young people from poor communities and the founder of the Don Bosco Kep Children Fund. Medal for Social Commitment UPB (2010); among the 100 more upstanding Colombians abroad (Marca Colombia, 2012, http://www.youtube.com/watch?v=X39xwdGtVXI) and among the 12 Colombians that are making this a better world 2013 (http://www.colombia.co/en/culture/colombians-that-are-making-this-a-better-world.html).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: